Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

domingo, 25 de junio de 2017

Vecinos IV






Entré en el cuarto. Iba a decirle que había hecho el desayuno, pero el hambre se había esfumado.  Ahora mi apetito era otro.  La descubrí tumbada hacia un lado, cubierta con la sábana, aunque dejaba sus nalgas a la vista.  Me acerqué a la cama.  Me tumbé a su lado, me acerqué más, aún más... metí la mano por debajo de la sábana y su cuerpo empezó a tomar forma en mi deseo, deslicé la mano por su vientre de seda, notaba su respiración acompasada,  me dirigí por inercia al sur, pegué mi cuerpo al suyo, le di un beso en el cuello y le susurré: "traigo tu desayuno mi vida, y creo que me pedirás postre".  Me tocó  la mano justo cuando mis dedos encontraban el camino, sentí como temblaba, noté como sus ojos se entornaban queriéndome mirar sin moverse. Y descubrí su sonrisa. Me excitó. Retiré por completo la dichosa sábana, quería verla desnuda para mí.

Acaricié sus pechos, crecian diamantes en sus cimas,  le daba mordisquitos en el cuello, lamía su espalda mientras notaba que se erizaba, acaricié su silueta hasta llegar a su culito donde presioné con fuerza mis dedos, le mordí el hombro, ella se movió buscando una postura más generosa,  esa parte de mí quiso encontrar paso  en el primer hueco que encontró. Huyó, quiso escapar.  Me miró con esa expresión que no sabía como descifrar, se removió, se agitó como un animalillo.  Yo quería tenerla más tiempo así, con mis manos recorriendo sus mejores espacios.  Me empujó. 
 - ¡Ey! ¿Pero qué le pasa ahora? - Pensé mientras dejé al descubierto mi excitación. 

Ella se puso a reír, no pude evitar esbozar una mueca de sonrisa, “mujeres...”.  Me desconcertó durante un instante, se estiró completa, me besó,  se puso a horcajadas, acarició mis pezones. Se frotaba en mí como si fuera un algodoncito suave que le regalara el mejor de los placeres de la vida.  Quería entrar en ella, la miraba y pensé que era aún más bonita así, entregada a mí, apreté mis dedos en sus muslos.  Quería llegar a su boca, mi corazón latía fuerte, mi respiración descompasada me nublaba la razón, la voltee,  quedé sobre ella. Quería tenerla así, abrí sus piernas, me encajé en ellas, entré suave, salí y entré  con suavidad varias veces hasta que las piernas de Charlotte me abrazaron para no dejarme salir más,  sentía sus manos agarrar mi espalda cuando no acariciaban mis pezones.  Buscaba mi boca y la mordía  con  cara de desesperación y anhelo.  "Si, Charlotte  no sufras corazón, voy a apagar todo tu fuego y no te abandonaré hasta que te haga sentir el infinito en mis brazos ".  

Estábamos besándonos como locos, mordiendo, arañando,  tatuando nuestros cuerpos con los mejores de los placeres,  sentía mi cuerpo en llamas, la observaba  mirar al cielo con los ojos cerrados,   sentí un gemido ahogado... el silbido de la cafetera.  -El café joder... dejé la cafetera en el fuego- Ella me miró como angustiada, con  desesperación y respiración ahogada " Ni se te ocurra parar  ahora" me dijo. Estaba en el lugar más bonito del mundo.
"No pensaba ir a ningún lado, ahora sólo deseo quedarme aquí, corazón adentro. No pensaba ir a ningún lado, solo quiero estar dentro y derramarme en ti" .

~~~~~~~~~~~


13 comentarios:

  1. Sorpresa! Acá lo encontramos a él! Muy buena la idea, y altísima la temperatura, Nieves, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos gustaba la idea de sorprenderos
      Si, cristina. La pasión se ha desatado :)

      Me encanta ver que te gusta y te sorprendes.

      Besitos

      Eliminar
  2. Genial tu visión de él. Pero... quizá debimos hacerlo en invierno ¿No? jajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Nieves!

    Estupendo el cambio de escritores, muy sorprendente :) el relato de ambos, fantástico como siempre.

    Me encantará seguir leyéndoos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola poe !!

      Planeamos dar un cambio para sorprederos.
      Me alegra muuucho que disfrutes leyendo nuestra historia 😊

      Un besito

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho Nieves! aunque haga calor, estaba el aire acondicionado, no??? :P digo yo, es que acá, sin el no se puede ni vivir!! :D

    Besos =))))

    ResponderEliminar
  5. Leídos los dos he de decir que cuando los hombres vamos las mujeres hace mucho que ya han vuelto...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Felicitaciones, Nieves, has estado genial.
    Besos 🌸 💐 🌹 buena semana

    ResponderEliminar
  7. Con las calores que hacen, y tú subiendo la temperatura, ya veremos como quedamos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Queda muy chulo visto desde las dos partes. Ya solo falta el voyeur.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos por compartir nuesta historia. Es una historia qe por su peculiaridad estoy pasandolo genial creandola.

    Lluvias de besitos para todos :)

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....