Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

miércoles, 17 de enero de 2018

HoY




El pasado ya no se puede cambiar, ocurrió.
El futuro no existe, quizás ocurra, quizás no.
No hay que mirar atrás ni adelante.
Añorar el pasado es correr contra el tiempo. 
Y correr demasiado es anticiparse al futuro.

Solo vale el hoy. Si. El presente.
Lo que estamos viviendo.
Lo que estamos tocando.
Lo que sentimos en este instante.
Porque tenemos cosas maravillosas.

Gente que nos sonríe.
Gente que nos quiere.
Gente que es nuestra medicina,
Que llena nuestros corazones.
Que llena nuestra alma 
Y admira que tengamos espíritu rebelde.
Que es capaz de hacer versos con nuestros silencios.
Gente que se equivoca –como yo- pero siempre queremos...  Acertar


lunes, 15 de enero de 2018

Caprichos



Nunca la había visto con los ojos tan tristes.  Al menos no lo recordaba.

Estaban en el supermercado y él le preguntaba si  coger esto o aquello.  Ella bordeaba con el carrito  del super las calles de la fruta y de las carnes.  Intentaba centrarse en qué comprar. Intentaba centrarse en aquella vida doméstica que nunca cuestionó.

- Date un capricho cariño.  Él la miró intentando dar consuelo a esos ojos que no reconocía. 

Ella lo miró con cierta ternura aderezada con la angustia de la verdad.   No había capricho en aquél lugar que consolara y llenara su alma.   Miró los muffins con pepitas de chocolate, hizo creer que le ilusionaba  y después de super se sentaron al sol del invierno y tomaron café.  Abrieron  el paquete de muffins.  Él la miró y le dijo las palabras correctas y ella lo escuchaba saboreando el chocolate mientras buscaba  una escapatoria hacia ese lugar lejano a la vez que desconocido, ese que está mas allá de su propio horizonte.   Saboreaba el café amargo con el tierno bizcocho  y allí  sentada junto al hombre que la quería y el frío de  una mañana cualquiera de invierno recordó el sabor que aún estaba en ella.  Ese que ha quedado en ella formando parte de su piel.  Y supo que no había caprichos, no había chocolates ni palabras bonitas que aliviaran el amor que llevaba dentro.  Intentaba sonreír en su mundo amables y cotidiano.  No se puede llenar lo que ya está lleno.